Gomi y yo

Gomi y yo.

Editorial:
DIEGO MARIN
Año de edición:
Materia
Historias reales
ISBN:
978-84-17619-67-1
Páginas:
124
Colección:
O.VARIAS
5,00 €
IVA incluido
Pedido a proveedor

Es un homenaje a los perros que a lo largo de la Historia han estado siempre al lado y al servicio del hombre. En mi niñez y juventud veía a los perros en mi pueblo, donde los perros de pastoreo cuidaban los rebaños de ovejas con astucia y obediencia ciega a su pastor: con un silbido, gesto o tirando una piedra, sabían a dónde ir y qué función realizar. Además, nunca herían a los animales.

A los perros guardianes de corrales, tenadas o granjas con vacas o enseres, muchas veces alejados de las poblaciones, que han tenido que librar batallas contra lobos u otros animales salvajes, como también hacer frente a posibles robos de ladrones.

No puedo olvidarme de los perros callejeros que, sin estar abandonados, están maltratados, con poca comida y ninguna higiene.

Según ha avanzado el bienestar en la sociedad se ha mejorado el cuidado de los perros y el perro ha pasado a adquirir un estatus social muy importante. Así, tenemos el perro policía cuyo cuidado y amaestramiento es excelente y su cometido en la sociedad, tanto en terremotos y rastreo de personas como en investigación de drogas y delincuencia es imprescindible, con lo cual, el perro es tratado con el máximo cariño.

No digamos la enseñanza y educación que reciben los perros que hacen de lazarillos de los ciegos y la labor que desempeñan en la sociedad. Su comportamiento social es digno de alabanza y nos dan ejemplo a los humanos de su saber estar a su lado en todo momento.

O los perros de trineo, dedicados al duro deporte de la nieve, aguantando bajas temperaturas y realizando un esfuerzo mortal a veces hasta la extenuación.

Los más privilegiados son las mascotas domésticas, que reciben un trato casi de personas y los cuidamos en el entorno familiar.

En la actualidad, los perros están siendo adiestrados para compañía de ancianos o niños en circunstancias de soledad o enfermedad y quizá lleguen a tener nuevos cometidos terapéuticos.
Por último, no puedo dejar de recordar a los miles de ?perros abandonados?: muchas veces, por culpa del capricho de un hijo o de un padre, QUE se quedan con un cachorro y lo dejan abandonado, cuando van o vuelven de vacaciones o porque al niño ya no le gusta o por otros motivos injustificados.

Para ellos va este mensaje: HACIENDO MENCIÓN ESPECIAL A TILA, LA FLACA Y LA MECA, CUYOS PERROS SUFRIERON ESTOS AVATARES Y TUVIERON LA SUERTE DE ENCONTRAR UN HOGAR ACOGEDOR, QUE LE HICIERON FELIZ EL RESTO DE SU VIDA.

? OJALA DESPARECIERA EL ABANDONO DE ANIMALES CON ESTE ÚLTIMO PARRAFO?.