El relámpago en la habitación

Poesia
978-84-942036-1-9
CASTELLANO
104
140cm
210cm
DARAXA
12,00 €

Debería ser el divino placer, como proclamó Horacio, el guía de la vida. Debería ser el sexo ?y no la codicia? la fuerza generatriz del mundo. En su poesía al mismo tiempo germinativa y abisal, racionalista y salvaje, pagana y mística, Marina, como un ángel tutelar que nos contemplara esperanzado, sabe pulsar el dolor angustioso del deseo incumplido y el dolor indefinible del deseo satisfecho, la ternura y la depredación, la alegría y la nostalgia, los celos y las decepciones, el temblor a deshora y la soledad inesperada, el ímpetu y las súplicas.

Ángel Olgoso